martes, 15 de mayo de 2012

LA ISLA DE PHU QUOC (1), VIAJE A VIETNAM

Aterrizar en el pequeño aeropuerto de Sân bay había sido como transportarnos hacia el verano en un rápido  viaje en el tiempo. Con una sola pista para aviones de hélice este recinto recibe unos pocos vuelos diarios de las compañias Vietnam Airlines y Air Mekong. La entrada al archipiélago fue espectacular; un sol radiante iluminaba las transparentes aguas y dejaba al descubierto el tupido bosque que cubre el interior de la isla.


Prácticamente a pie de pista nos esperaba un empleado del hotel donde nos alojaríamos durante los siguientes cuatro días. La mayoría de los alojamientos de Phu Quoc se encuentran en la playa denominada Long Beach en la zona este de la isla. En el resto de playas, mucho menos concurridas, también se pueden encontrar algunos resorts de cierto lujo, pero es en Long Beach donde la oferta es más amplia y se pueden encontrar opciones para todos los bolsillos. Desde luego no es la playa más bonita, pero es bastante tranquila y nosostros lo elegimos como base para explorar el resto de la isla en moto.


En el aeropuerto tuvimos la sorpresa de conocer a Diego, un joven arquitecto español trabajando en Pekín que se uniría a nuestra expedición durante las siguientes dos jornadas. Con el equipaje en la cabaña y el bañador y las chanclas en ristre había llegado el momento de tomarle el pulso a la isla. Lo primero fue orientarnos para saber dónde y cómo encontrar las cosas. Algo que no resulta difícil ya que es un lugar muy pequeño. En una hora ya teníamos motos alquiladas, el buceo del día siguiente apalabrado y las indicaciones de un simpático gabacho para llegar a una de las playas del norte. Y allí que nos fuimos.


Subiendo por la carretera que lleva hacia el norte encontramos la playa entrando por el camino a la izquierda que indicaba Chen Sea Resort. Parecería lógico que en estos momentos habláramos de arena y olas, pero sin saberlo algo nos iba a impedir disfrutar de aquella playa de la forma habitual. Resulta que dimos con el sitio en festivo nacional, lo que se traducía en un paraje lleno de familias muy numerosas vietnamitas comiendo, bebiendo y cantando alrededor de algunas guitarras. Nuestra entrada a la playa fue crítica; de repente teníamos a cientos de curiosos mirando cómo cuatro extranjeros hacían una incursión hacia el agua. Siendo los únicos guiris presentes decidimos mimetizarnos con el ambiente. Mientras Diego y Guille iban al bar a comprar unas cervezas, un simpático señor empezó a chillarme desde lejos: "My friend! My friend!" (luego descubrí que era todo lo que sabía decir en inglés) y a hacerme gestos para que me acercara.

Aquí my friend.

Me invitaron a sentarme con ellos al tiempo que me ofrecían un vaso de cerveza (que compartían entre todos) y unas frutas que nunca supe bien que eran. Y eso que me debieron repetir el nombre como 36 veces. Después de unos segundos de duda Nerea se unió a nosotros. Era comprensible su actitud, los hombres eran los únicos que estaban bebiendo en aquella playa, mientras las mujeres y niños formban un corro aparte y jugaban a las cartas. La fiesta había empezado y ya nadie conseguiría pararla.




Como decía antes sólo había un vaso y un cubo lleno de cerveza del país con hielos. No de botes de cerveza en hielo, sino de zumo de cebada con cubitos de hielo flotando. Rudimentaria pero eficiente manera de enfriarla. Pues además de el por entonces ya mítico my friend, estos personajes se encaraban contigo con el vaso común entre ambos y te espetaban "fifty percent, fifty percent!", es decir, que te enchufaras medio vaso que del otro medio ya daba cuenta él.

Nerea en pleno cara a cara



Y así sin planearlo pasaron las horas y disfrutamos de un fantástico e inesperado día con gente local "en familia". Y con las mismas llegó el momento de despedirnos y dar las gracias por el buen rato pasado. Es seguro que hubiera sido mejor si hubiéramos tenido un idioma común, pero eso no impidió que de cierta manera estableciéramos una vía de comunicación imposible que nos llevó a todos a disfrutar de la experiencia y nos permitió conocer un poquito al pueblo vietnamita.



 
 ¡Muchas gracias my friends!  

*Las fotos de este post son las primeras que hago con la cámara (Nikkon D40) que he heredado del gran Ikusuki.

16 comentarios:

  1. Joer como se nota la camarita! Ya con ganas de leer el resto, igual que con los post de Alberto...

    ResponderEliminar
  2. Y ya se nota la diferencia del cambio de cámara. Buen post y buenas fotos. :)

    ResponderEliminar
  3. Laleche!! Que chulo!!! Enhorabuena por esas vacaciones bien aprovechadas!!

    ResponderEliminar
  4. Luis: veremos a ver cuando em animo con otra jeje

    Andrés: de un profesional como tú me lo voy a tener que creer. Poco a poco a ir mejorando.

    Eomerman: gracias majete! Tengo que contarte una cosa que te va a molar...hablamos por facebook!

    gracias por comentar!

    ResponderEliminar
  5. Jejeje, empezasteis con buen pie vuestra aventura en Phu Quoc, con un caluroso recibimiento de los alegres vietnamitas. Qué buenos recuerdos lo de "my friend" :-)

    Alquilar una moto es la mejor forma de recorrer la isla, tendrías buenas dosis de adrenalina.

    Ya tengo ganas de ver esas fotos de las playas espectaculares, y la crónica del buceo.

    ResponderEliminar
  6. Alberto: alguna anécdota que otra hay con las motos si....ya nos contará también Guille acerca de eso jeje

    abrazo!

    ResponderEliminar
  7. Una zona de Vietnam que no visitamos, pardiez que me arrepiento :(

    Tirando de cámara réflex, cuidado que engancha ;)

    ResponderEliminar
  8. Pau: motivo más que suficiente para que tengas que volver.

    Me dí cuenta de lo de la cámara...un auténtico viciaco :)

    abrazo!

    ResponderEliminar
  9. Unas fotos muy chulas, debe ser una experiencia genial viajar a Vietnam.

    VV.

    ResponderEliminar
  10. Me gusta el método de Nerea para beber cerveza sin esfuerzo.
    "Be beer my friend!"

    ResponderEliminar
  11. Vil Va: ha sido un gran viaje y descubrir un país con mucho potencial viajero. Bienvenida al blog!

    Sol: le ha llevado años de entrenamientos!! :)

    Xavi_kun: muy de tu rollo verdad? Estás tardando demasiado en volver a Asia amiguete! vamos!!

    besos y abrazos para todos!

    ResponderEliminar
  12. Si es que estas cosas solo te pueden pasar a ti!

    ResponderEliminar
  13. Hola, acabamos de llegar a Phuquoc, hemos oído hablar sobre ese "gabacho" que indica ligar bonitos para visitar en moto, podrías indicarnos como encontrarlo?
    Gracias!!

    ResponderEliminar